Este sitio usa cookies. Si continúas navegando, aceptas nuestro uso de cookies; también puedes administrar tus preferencias.
Encuentra más
Centro de Conocimiento BenQ

El flujo de trabajo de la administración del color para la mejora y la reproducción de imágenes

BenQ
2018/06/30

En el último artículo “¿Cómo reproducir colores consistentes en diferentes monitores?” y en “Las 3 etapas con las que los fotógrafos y diseñadores se incorporan con el flujo de trabajo de la administración del color” cubrimos en detalle cómo las imágenes se pueden administrar en color desde la fuente, ya sea desde el momento de su dibujo o de su captura. En este artículo, veremos cómo mantener el color constante desde la fuente hasta el final del flujo de trabajo.

Después de crear una imagen, los retocadores de imágenes generalmente la mejoran. Todos los efectos cosméticos de la imagen se hacen en esta etapa. Por ejemplo, abrillantar la escena, aumentar la saturación, suavizar las imperfecciones de la piel, etc. A veces, las personas que retocan las imágenes y los diseñadores o los fotógrafos son la misma persona. Pero no importa si son la misma persona o no, cualquiera que realice estas tareas necesitará un monitor debidamente calibrado para terminar el trabajo. La razón detrás de esto es muy simple. El retocador necesita un monitor para reflejar correctamente la cantidad de ajuste que se aplica a la imagen, de modo que no ajuste la imagen demasiado o de menos. Este es el mismo caso para los diseñadores: la única manera de confirmar si la imagen es la misma que deseamos, es ver la imagen que se muestra en el monitor. Si el monitor no puede reflejar fielmente cómo se verá la imagen, entonces la mejora puede conducir a un desastre total. El flujo de trabajo típico de mejora de la imagen se muestra en la Figura 1.

Figura 1: Flujo de trabajo típico de la administración del color para la mejora de la imagen.

Como puedes observar en el flujo de trabajo, hay un bloque llamado “revisión en pantalla”. Esta es una función única que ofrece el flujo de trabajo de la administración del color, y puede considerarse la función más importante y poderosa en este. La revisión en pantalla es la capacidad del usuario para obtener una vista previa de la imagen a imprimir antes de su impresión. El usuario, en este caso un retocador o un operador de preimpresión, puede revisar la imagen desde el monitor y comprobar cómo se verá cuando se imprima en papel. El monitor actúa como un “simulador”. Con la ayuda de un perfil ICC de impresora y un monitor calibrado correctamente, un retocador puede tener una aproximación precisa de cómo se verá la imagen si se imprime en papel satinado o mate. Él o ella podrían hacer los ajustes correctos en la imagen para obtener el mejor resultado en el sustrato impreso. El beneficio de la revisión en pantalla es el ahorro de toneladas de tiempo y consumibles (papel y tinta). En el pasado, la revisión se realizaba valorando las copias impresas. Los impresores tenían que enviar diferentes versiones de imágenes impresas a sus clientes y esperar a que los clientes envíen sus comentarios sobre las imágenes impresas. Este proceso se repetía hasta que la imagen final cumplía con los requisitos de los clientes. Este era un proceso muy costoso y lento. Pero ahora esto puede ser reemplazado por un proceso de revisión en pantalla. Todas las imágenes y comentarios pueden enviarse electrónicamente para evitar retrasos y gastos de los consumibles y de la entrega. La mejor parte es que todo lo que necesitas para implementar un proceso de revisión en pantalla es tener un buen monitor calibrado correctamente, el perfil ICC para la impresora de salida, el conjunto de papel y tinta y el software para realizar la transformación del color, como Adobe Photoshop y Acrobat.

Entonces, ¿hay algún requisito adicional para los monitores utilizados en el escenario de revisión en pantalla? Sí. Además de la calibración del monitor, la precisión del color también debe ser exacta. Aquí, utilizamos un escenario de práctica de objetivos para ilustrar la importancia de la precisión del color. Para los monitores típicos, veremos el mismo color cada vez, pero el color puede no estar necesariamente en el objetivo, como en la situación que se muestra en la esquina inferior izquierda de la Figura 2. Sin embargo, con la administración del color, el monitor mostrará los colores correctos cada vez, como se muestra en la esquina inferior derecha de la Figura 2. Esto asegurará que el usuario tenga la misma percepción de color cada vez.

Figura 2: Precisión del color en un escenario típico y con un escenario de administración del color

Otro escenario importante en la mejora de la imagen es la posproducción de video. La persona con la función de asignar colores al metraje se llama colorista. Un colorista le da al metraje la intención que el director desea dar. En la Figura 3 se muestra una estación de trabajo típica para el colorista. Hay muchos monitores en esta estación, por ejemplo, hay monitores específicos para colocar una caja de herramientas de IU, monitores de referencia para ajustar colores (o graduación de color) y un televisor o proyector de gran formato para ver la salida en gran tamaño. El monitor más fundamental cuando se trata de color es el monitor de referencia, ya que necesita reflejar los colores con precisión. La administración de los colores en el monitor de referencia y en un televisor o proyector también es muy importante.

Figura 3: Configuración típica de la estación de trabajo para el colorista.

En este punto, hemos cubierto el flujo de trabajo de administración del color para los retocadores y los coloristas, y hemos introducido el proceso de revisión en pantalla. Ahora es un buen momento para echar un vistazo al flujo de trabajo de la administración del color para la reproducción de imágenes. El concepto de reproducción de imágenes es reproducir o replicar imágenes a través de diferentes medios, por ejemplo, periódico, revista, galería en línea, sitio web, etc. Echemos un vistazo al flujo de trabajo típico para el proceso de impresión en la Figura 4.

Figura 4: Flujo de trabajo típico del proceso de impresión.

Una vez que la imprenta recibe la imagen mejorada, los operadores de preimpresión verán la imagen en un monitor calibrado correctamente para verificar el archivo. Una vez que se haya revisado todo, la imagen se enviará al software RIP (Procesamiento de imágenes ráster) para generar pruebas físicas de inyección de tinta y datos para la separación del color. El software RIP es responsable de hacer coincidir la prueba de inyección de tinta y la producción de impresión, y puede realizarse en un bucle abierto (como el flujo de trabajo ICC) o en un bucle cerrado (mediante tecnología patentada).

Hoy en día, muchas imágenes no se imprimen; en su lugar, se publican directamente en sitios web o galerías en línea. Distribuir imágenes a través de sitios web o galerías en línea no es tan complicado como el proceso de impresión que se muestra arriba, pero aún así hay algunos puntos que deben considerarse. En primer lugar, los reproductores no saben qué tipo de dispositivos de visualización la audiencia podría estar usando. Las imágenes pueden verse en diferentes grados de monitores, por ejemplo, monitores convencionales versus monitores de administración del color o monitores de referencia. En algunos casos, incluso se pueden usar proyectores. La gama de colores y la precisión pueden variar mucho. Entonces, ¿cómo pueden asegurarse los reproductores o los distribuidores de que el público esté viendo los colores correctos? De hecho, no pueden. Depende realmente de la audiencia calibrar sus monitores o proyectores antes de ver las imágenes. También es una buena práctica convertir las imágenes al espacio de color sRGB, ya que sRGB debería ser el estándar para todos los dispositivos.

Además de calibrar sus dispositivos de visualización y convertir las imágenes al espacio de color sRGB, los usuarios también deben prestar atención en qué buscadores de Internet se verán las imágenes. En la Figura 5, hay cuatro navegadores diferentes que muestran el mismo sitio web, pero las imágenes se ven diferentes. Esto se debe al hecho de que los navegadores no necesariamente han aplicado el “motor” ICC más reciente al “motor” del navegador. Por lo tanto, también es importante para los diseñadores web o las personas que desean distribuir imágenes en línea comprobar las imágenes con diferentes navegadores. En la Figura 5, podemos ver que IE y Firefox pueden interpretar imágenes con el perfil ICC v4 correctamente, mientras que Chrome y Opera tienen inconvenientes.

En este artículo, completamos la discusión sobre el flujo de trabajo de la administración del color: mejora de la imagen y reproducción de imágenes. También presentamos el concepto y el beneficio de la revisión en pantalla, que es la herramienta más poderosa para mejorar la eficiencia del flujo de trabajo. Concluimos revisando algunos indicadores para ver imágenes en línea: pedir a los usuarios que calibren sus monitores, convertir imágenes al espacio de color sRGB y verificar el resultado en diferentes navegadores de Internet.

Figura 5: Prueba de manejo de perfil ICC con diferentes navegadores de Internet.

TOP
" "