Este sitio usa cookies. Si continúas navegando, aceptas nuestro uso de cookies; también puedes administrar tus preferencias.
Encuentra más
Centro de Conocimiento BenQ

¿Qué hace que un monitor gamer sea bueno?

BenQ
2019/11/21


La pregunta de siempre, ¿por qué algunos monitores se dice que son para “gaming”?

Bueno, probablemente tienes un monitor estándar o “normal” y sientes que no tienes el suficiente rendimiento que necesitas para los juegos, o ya eres un gran jugador y piensas adquirir un nuevo monitor, pero no estás seguro sobre cuál modelo, marca, y sobre todo precio, ya que los monitores “normales” llegan a ser más baratos.

Veremos qué características tienen los monitores enfocados a gaming vs los estándares, qué buscar al elegir un monitor para juegos y, en general, las cosas que hacen que un monitor enfocado a juegos sea bueno.

Y ahora un poco de términos...


Como la mayoría de las cosas en la vida, el concepto de un monitor para gaming es relativo. Es decir, al momento de comprar un monitor y lo empezamos a utilizar para jugar, automáticamente para nosotros se vuelve un monitor gaming, y puede hacer un buen trabajo en la mayoría de las tareas, incluso puedes visualizar juegos en gráficos altos, pero no lo harán completamente bien y siempre sentirás que algo raro pasa ahí. Los monitores de uso diario o para casa hacen un mejor trabajo en tareas básicas y para la oficina. Procesamiento de textos, navegación web, transmisión de video informal, juegos livianos, etc. Si REALMENTE deseas disfrutar de los juegos y experimentar todo lo que los últimos títulos tienen para ofrecer, debes buscar ciertas funciones y características.


Claro, los monitores regulares (incluido el que puedes estar usando para leer este artículo) tienen un precio muy accesible, pero una vez que los pongas a prueba, te encontrarás con problemas como desgarro de pantalla, input lag y ghosting, esos detalles que arruinarán tu experiencia de juego

La respuesta rápida hace que la experiencia de juego sea increíble


Lee las especificaciones de cualquier monitor y verás el tiempo de respuesta. Esa es la velocidad con la que el panel puede actualizar cada píxel, medido en milisegundos. Los fabricantes prueban la rapidez con la que un píxel puede cambiar entre tonos de gris, y en los monitores de juegos, deben estar lo más cerca posible de cero, es decir, 1 ms. Aún deberían funcionar hasta 5 ms, pero los monitores regulares tienden a ser más lentos, lo que no es práctico para el uso en juegos. Si no ves una especificación de tiempo de respuesta, no compres ese monitor, los tiempos de respuesta lentos de la pantalla causan numerosos problemas cuando se está jugando, especialmente rastreo de píxeles y ghosting.

¿Fresh Frame?


Ya que hemos hablado del tiempo de respuesta, ahora es la frecuencia de actualización. Esa es la cantidad de veces por segundo que un monitor puede actualizar su pantalla, y usamos hertz (Hz) para eso. En los juegos, el mínimo en estos días es de 60Hz, pero si puedes tener un monitor con 100Hz o más mucho mejor. Las tasas de actualización más rápidas son excelentes para los juegos de disparos en primera persona o cualquier otro género donde se necesiten respuestas rápidas de los jugadores. La actualización rápida es imprescindible en los juegos competitivos. Si un monitor tiene una actualización lenta, no solo compromete la velocidad, la calidad de la imagen se ve afectada por el desgarro de la pantalla y, una vez más, el ghosting. Esto último es especialmente molesto, ya que parece que la imagen se extiende por la pantalla porque el monitor simplemente no puede cumplir con las demandas del hardware de juego. El EX2780Q de BenQ, por ejemplo, tiene una frecuencia de actualización nativa de 144Hz, o cuadros por segundo. Eso es más que suficiente para cualquier juego disponible, pero algunos monitores de juegos alcanzan los 240Hz.


Dado que la resolución supone una carga para el hardware del juego, reduce la velocidad de fotogramas. A partir de 2019-2020, solo los juegos que se ejecutan en 1080p y 1440p superan los 100Hz, con 4K (2160p) aún representan un gran desafío para el hardware de gráficos y, por lo tanto, limita a menos de 100 fotogramas por segundo. Sin embargo, eso cambiará en el futuro cercano.

Un monitor 4K accesible de uso general puede ser atractivo, pero también podría estar ocultando un panel de 30Hz, que será inútil para los juegos, incluso si se ve bonito en las capturas de pantalla. ¡Sé consciente de esto! En una nota relacionada, busca tecnologías de actualización adaptativas como FreeSync de AMD y G-Sync de NVIDIA. Los dos aseguran que su tarjeta gráfica o consola permanezca siempre sincronizada con su monitor de juegos, por lo que no se puede “romper la pantalla”. Este feo problema ocurre en monitores regulares que intentan ejecutar juegos a velocidades más rápidas o más lentas que la velocidad nativa del panel. Parece que la imagen se está rompiendo por la mitad y no quieres eso.

Menos procesamiento de imagen


Los monitores normales intentan ser para todo, y por lo general realizan un gran procesamiento de imágenes para asegurarse de que se vean lo mejor posible en cada escenario. Para los juegos, eso es realmente malo. Peor aún, los modelos baratos incluyen procesamiento de imagen fijo que no se puede desactivar. Y recuerda, cada proceso aplicado a la imagen agrega un retraso, porque el escalador del monitor debe funcionar. Ese retraso crea input lag, o el tiempo entre el hardware del juego que emite una señal y lo que muestra el monitor. Una gran cantidad de procesamiento como nitidez de imagen, reducción de ruido, colores dinámicos, ajuste de contraste, modo de película, modo teatro, etc., solo servirá para reducir la velocidad. Claro, eso puede ser excelente cuando se trabaja en el diseño o se ve una película, pero para jugar solo se necesita un panel rápido y de alta calidad que permita que el hardware que ejecuta sus juegos se exprese con la mayor precisión posible.


Si el input lag total excede los 40 ms, y eso es muy normal para monitores regulares de bajo costo, los juegos se vuelven imposibles de jugar. Menos de 25 ms debería estar bien para la mayoría de las personas, pero más rápido siempre es bienvenido. Sabrás de inmediato si un monitor es completamente inútil para jugar porque notarás un retraso entre presionar una tecla o un botón y la acción que ocurre en la pantalla. Eso hace que sea imposible jugar, y es muy común en monitores baratos de uso general.


Los monitores para gaming pueden tener un procesamiento opcional, pero siempre contarán con un modo de exclusivo para jugar y un modo de PC. Ambos desactivan el procesamiento, minimizan los retrasos y maximizan la libertad otorgada al hardware de juegos. ¡Asegúrate de que su monitor admita estos modos!

Conexiones y sonido


Los monitores básicos pueden tener solo una salida de video y ninguna de audio. Pueden darte solo DisplayPort o un HDMI. Un monitor para gaming tendrá al menos una de las últimas versiones de HDMI (HDMI 2.0b, por ejemplo), DisplayPort, varios puertos USB y bocinas incorporadas más una salida para auriculares o un sistema de sonido externo.

No sólo importa la marca...


Entonces, aquí está el resultado final. Los monitores para gaming se llaman así porque están diseñados para las necesidades muy específicas de los videojuegos. Tienen paneles con alta velocidad de respuesta y frecuencias de actualización: ya conoces la diferencia entre esos dos. Mantienen el input lag al mínimo y no agregan ninguna molestia a tu imagen. Tienen audio por si quieres usarlo. Además, los monitores para juegos tienen la calidad de imagen que permite que los juegos brillen con colores precisos y HDR real en el nivel nativo y sin ningún procesamiento superfluo que lo ralentice. Cualquier marca buena usará paneles premium en estos modelos y los probará con mucho cuidado para determinar su velocidad y precisión. 

Intentar jugar con un monitor básico funcionará, pero no te gustarán los resultados. Y solo perderás tiempo y dinero. ¡Así que mejor elige con cuidado!

 

 

Productos Recomendados

EX2780Q

Monitor 144Hz con resolución QHD 1440p para gaming y entretenimiento BenQ EX2780Q. Con FreeSync y tecnología exclusiva HDRi para una imagen brillante y fluida.

TOP