Este sitio usa cookies. Si continúas navegando, aceptas nuestro uso de cookies; también puedes administrar tus preferencias.
Encuentra más
Centro de Conocimiento BenQ

¿Cuál es la mejor manera de limpiar y desinfectar tu monitor?

BenQ
2021/04/12
como_limpiar_tu_monitor_1200

En estos tiempos de mayor preocupación por la salud pública y, en general, en cualquier momento, es bueno tener el monitor lo más limpio posible. Incluso sin pensar en gérmenes y microbios, un monitor cubierto de polvo, manchas de huellas y gotitas secas de toses ocasionales, no se verá en todo su esplendor. Con el tiempo suficiente, ya solo el polvo acumulado reducirá el brillo y apagará los colores.

Además, cada vez que estornudamos o tosemos frente al monitor, las bacterias, los virus y otros gérmenes encuentran en la pantalla un nuevo hogar, y sabemos que muchos de ellos sobreviven sin problema en superficies expuestas durante bastante tiempo. El monitor no está ahí para hacer felices a los gérmenes, sino al usuario. 

Desinfectar o higienizar

Según las definiciones oficiales de diversas organizaciones sanitarias, como el CDC y la OMS, la desinfección implica la eliminación casi total de los gérmenes de una superficie o zona. La higienización se refiere, en cambio, a reducir las poblaciones de gérmenes a niveles razonablemente seguros. Seguros para los humanos, no para los gérmenes, claro.

Siendo realistas, lo más probable es que podamos, como mucho, higienizar el monitor, ya que sea cual sea el material con el que esté fabricado, los agresivos productos e ingredientes químicos necesarios para matar en masa las poblaciones de gérmenes también destruirán la pantalla. Usar cosas como etanol, alcohol o lejía lo más probable es que deje cicatrices permanentes en la pantalla o, al menos, acabe por arruinar la superficie brillante del monitor o su hermoso acabado mate. Por lo mismo, hay que mantenerlos alejados de cualquier producto para limpiar ventanas.

En general, el jabón normal tampoco es mucho mejor y también puede dañar las superficies del monitor debido a la presencia de lejía, un producto muy cáustico (los monitores no se llevan muy bien con los productos cáusticos). 

Brillante o mate: ¡también hay diferencia a la hora de limpiarlos!

Si la pantalla es brillante y está fabricada de vidrio, entonces sí se puede usar etanol y otros tipos de alcoholes para desinfectar el monitor. Esto se debe a que el vidrio, como el metal, tolera bastante bien los productos químicos agresivos. Sin embargo, hasta las pantallas de vidrio se tratan con capas de reducción de deslumbramiento que se dañarán si usamos productos químicos agresivos. Además, como la mayoría de los monitores de PC utilizan superficies con microsurcos para evitar el deslumbramiento, los recubrimientos de LCD se llevan fatal absolutamente con todo: desde el alcohol hasta el típico limpiador doméstico multiusos. Hay que mantenerlos a distancia de las superficies mates de los monitores. Como hemos dicho anteriormente, es muy probable que usarlos dañe permanentemente la pantalla. Comprar un monitor nuevo cada vez que el viejo se ensucia un poco no parece tampoco la solución más razonable (ni siquiera nos lo parece a nosotros, y eso que nos dedicamos a fabricarlos).

En resumen: los monitores brillantes pueden tolerar los líquidos de limpieza tradicionales y similares, aunque conviene consultar con el fabricante o leer el manual. Las superficies mate nunca deben exponerse a fluidos y materiales de limpieza convencionales, ya que eso estropearía la pantalla. Además, las soluciones de limpieza de LCD que venden muchas tiendas y minoristas solo sirven para limpiar, es decir, eliminar las manchas y el polvo: no desinfectan ni higienizan.

Entonces, ¿qué se puede hacer con las superficies LCD mates?

Lo mejor en estos casos es una buena limpieza con un paño ligeramente humedecido solo con agua o, idealmente, un paño de microfibra. Estos hacen un trabajo bastante bueno a la hora de recoger manualmente los gérmenes y eliminarlos de la pantalla y, como no son abrasivos, no hay apenas posibilidades de rayar o arañar la superficie del monitor antirreflectante.

La parte ligeramente húmeda sirve para eliminar las manchas de huellas sin frotar demasiado y también es eficaz contra el polvo.

Procedimiento básico de tres puntos para limpiar todos los monitores:

  1. Desenchufar el monitor de la alimentación: la electrónica y los líquidos no se llevan bien y, en todo caso, es mejor no limpiar una pantalla LCD encendida. Los transistores que controlan cada píxel no soportan bien la presión mientras están activos, así que lo mejor es limpiar el monitor cuando está completamente apagado.
  2. Sin demasiado líquido: si la toallita o el paño que usamos gotea, hay que escurrirlo. Usemos lo que usemos, no hay que utilizar demasiado, ni aunque solo sea agua. La electrónica y los líquidos no se llevan bien.
  3. Aplicar una presión MUY suave: no hay que presionar la pantalla como si fuéramos a atravesarla. Da igual que el movimiento sea circular, hacia arriba, hacia abajo, de izquierda a derecha… solo importa no presionar la pantalla. Básicamente, se trata de que el paño se deslice sobre el monitor. Ejercer demasiada presión puede acabar provocando píxeles muertos, problemas de uniformidad, efectos de pantalla sucia e incluso que se filtre la retroiluminación.
No hay que preocuparse por tener un monitor perfectamente limpio

A menos que nos dé por comer sobre el monitor, cosa que desaconsejamos fervientemente y no aprobaríamos nunca, no hay necesidad de mantenerlo libre de gérmenes. No es práctico intentarlo y el exceso de celo con la limpieza acaba con el objetivo esencial de tener un buen un monitor, pues lo dañará.

Basta con mantener el monitor razonablemente limpio en todo momento pasándole un paño suave una vez a la semana, como se ha indicado anteriormente, para minimizar la presencia de gérmenes dentro de lo razonablemente posible, al tiempo que eliminamos la acumulación de polvo, lo que es mucho más importante porque dificultará la experiencia visual.

TOP