Este sitio usa cookies. Si continúas navegando, aceptas nuestro uso de cookies; también puedes administrar tus preferencias.
Encuentra más
Centro de Conocimiento BenQ

10-Bits vs. 8-Bits: ¿Realmente importa la cantidad?

BenQ
2020/02/19
10 bits vs 8 bits


Una de las especificaciones más ambiguas con las que te encontrarás al comprar un monitor o un televisor es la profundidad de color. 

La profundidad de color siempre ha sido importante, pero con el auge del HD 4K y HDR, la capacidad de mostrar con mayor precisión las gradaciones y matices de color se ha vuelto aún más esencial. La profundidad de color significa cuánta información de la imagen se muestra en un panel (o pantalla) con precisión. Mencionamos metadatos en este momento, que generalmente se refiere a información adicional más allá de los conceptos básicos de la imagen, como la resolución y la velocidad de fotogramas. HDR, o alto rango dinámico, forman parte de los metadatos. Cuanta más información muestre un panel, mejor y más precisa será la imagen.

Los jugadores, los aficionados al cine y la televisión, los fotógrafos y los profesionales del video valoran mucho la fidelidad del color y saben que cada bit cuenta.

Las matemáticas y la profundidad de color

Cada bit tiene un valor cero o uno para cada color primario: rojo, verde y azul, también conocido como RGB. Por lo tanto, un panel de 8 bits tiene 2 a la potencia de 8 valores por color: es decir, 256 gradaciones o versiones cada una de rojo, azul y verde. Los calculamos como 256 x 256 x 256 para llegar a un total de 16,7 millones de colores posibles.

Para paneles de 10 bits, cada píxel muestra hasta 1024 versiones de cada color primario, es decir, 1024 a la potencia de tres o 1.07 MILLONES de colores posibles. Por lo tanto, un panel de 10 bits tiene la capacidad de renderizar imágenes con una precisión exponencialmente mayor que una pantalla de 8 bits. Un monitor de 12 bits va más allá con 4096 versiones posibles de cada color primario por píxel, o 4096 x 4096 x 4096: eso es 68.700 millones de colores. 

8-Bits vs. 10-Bits: ¿Cuál es la gran diferencia?

La gran mayoría del contenido ultra HD 4K (y 8K en un futuro próximo) se crea en una profundidad de color de 10 bits o superior. Esto significa que un panel de 8 bits no podrá mostrar contenido según lo previsto. Un panel de 8 bits que recibe contenido de 10 bits o superior tiene que hacer un "crush" a los detalles y gradaciones de color.

Mientras que para unos la diferencia puede parecer aceptable, si realmente te importa el formato del contenido que estás utilizando, ya sea por placer o por trabajo, entonces 8 bits no serán suficientes. Un panel de 8 bits tiene mucho menos alcance que una pantalla de 10 bits y no puede mostrar la rica variedad de gradaciones de color, lo que da como resultado una imagen más opaca, más borrosa y de aspecto más claro. La falta de variedad tiene mayor presencia en áreas obscuras y claras. Por ejemplo, en un panel de 8 bits, el sol puede aparecer una vez burbuja brillante con bandas muy claras de luz que emanan de él. Un panel de 10 bits mostrará el mismo sol solo que brillante y sin bandas.

La profundidad de color de 8 bits fue diseñada para pantallas VGA hace décadas, y solo llega a la gama de colores RGB. Como tal, los monitores de 8 bits no pueden trabajar con espacios de color más amplios como Adobe RGB o DCI-P3. Tampoco pueden mostrar correctamente el contenido HDR, para eso se necesita un mínimo de 10 bits. 

¿En verdad necesitas un monitor gamer de 10-bits?


Sí, debes intentar conseguir uno. Como acabamos de decir, 8 bits es muy de 1980. En una era de 4K HDR, realmente debes tener una pantalla de 10 bits para obtener el máximo beneficio de gráficos y contenido de hoy en día.


Los juegos para PC y consolas de hoy en día renderizan en 10 bits como mínimo, y HDR se está volviendo universal. Por supuesto, funcionarán bien con un panel de 8 bits, pero no verás todo el contenido como se supone deberías de. Incluso los monitores y televisores de 8 bits más caros con soporte HDR presentan limitaciones. Por ejemplo, en Xbox One X, una pantalla de 8 bits (que simula 10 bits lo mejor posible) solo puede funcionar con HDR10 básico. Las pantallas de 10 bits adecuadas abren las opciones Dolby Vision y HDR10 +.


En ese sentido, los juegos no son diferentes de ver películas, transmitir, fotografiar o editar videos. Para todos ellos, el detalle y calidad siguen en un constante aumento y mejora. Obviamente, la pantalla que uses debe mantenerse al día con el contenido, no quedarse en el pasado. Eso significa 10 bits o más, ya que 8 bits, aunque confiable y probado, simplemente no muestra la imagen completa.


Con 10 bits obtienes una imagen más detallada y a medida que aumenta la resolución, hay más detalles para mostrar. Obliga a un juego a ejecutarse en un panel de 8 bits y obtendrás sombras menos complejas y brillos desteñidos o con bandas en lugar de las que pretenden los creadores. Incluso si no es impactante, la diferencia es cada vez más importante.

 
 
Mayor profundidad de color


Afortunadamente, es muy fácil hacer la elección, ya sea que quieras un monitor una televisión En general, los paneles de 8 bits se están eliminando poco a poco a medida que 10 bits toman el control y 12 bits. No nos malinterpreten, todavía hay muchos monitores excelentes de 8 bits. Pero no hay forma de que puedan hacer justicia al contenido de alta calidad producido en estos días. Simplemente no hay razón para no optar por un panel de 10 bits sí tienes la oportunidad, y te recomendamos que lo hagas.

TOP